Cómo emplatar el jamón ibérico

Está claro que un buen jamón entra primero por los ojos, así que una buena presentación es fundamental para darle un plus a tu producto. Por eso hoy queremos daros unos truquillos sobre cómo emplatar el jamón ibérico. 

En su presentación no solo va a influir como se vea el jamón, sino que, al ir cortando para crear el plato, el jamón desprenderá un aroma que va a atraer todas las miradas. 

Por eso, el estado del jamón, la temperatura a la que se encuentre y la situación donde se localice, van a jugar un papel fundamental, para que su aroma llegue a todos los lugares y así todo el mundo pueda saber que el jamón está siendo preparado

Estamos hablando de cómo emplatar el jamón ibérico si te encuentras en un evento o en una pequeña reunión, siempre y cuando, en esta situación se reúnan las condiciones recomendadas para realizar este tipo de eventos. 

Una vez comencemos a colocar las lonchas en el plato, algunos cortadores podrán lucir, no solo su habilidad con el cuchillo en el corte, sino también su imaginación y creatividad a la hora de colocar las lonchas en el plato. 

Pero como esto es más subjetivo y cada uno decora el plato de jamón a su gusto, pasemos a los elementos fundamentales a la hora de que nuestro plato de jamón luzca brillante y apetecible. 

La temperatura, fundamental para emplatar

En primer lugar, tenemos que tener controlada la temperatura, tanto la del jamón que vamos a cortar como la del plato donde vamos a colocar las lonchas que extraigamos de la pata de jamón ibérico. 

Al tratarse de una pieza de calidad, aunque no hace falta que sea un ibérico 100% de bellota, para poder extraer en cada loncha todo su potencial, el jamón deberá encontrarse a una temperatura ambiente de uno 22º. 

emplatado-jamon-blog-mencasEsto debe ser así, para que consigamos que el jamón comience con su “chorreo”, es decir que comience a convertirse en líquido una parte de la grasa que tiene. De esta forma conseguiremos que las cualidades organolépticas del jamón empiecen a aflorar, como ya te hemos comentado antes, produciendo un aroma que inundará la estancia. 

Además, al estar a esta temperatura, el corte se realizará de forma más sencilla, al poder deslizar el cuchillo, bien afilado, por la superficie del jamón, permitiendo un corte más fino y llegando así a extraer la loncha perfecta. 

Si, en lugar de tener un jamón y partirlo, tenemos sobres de loncheados, antes de colocar las exquisitas lonchas en el plato, lo recomendable es no meter los paquetes en la nevera dejando que vayan atemperando. 

De este modo, no tendrá que estar tanto tiempo esperando hasta que la loncha coja la temperatura perfecta para colocarla en el plato. Ojo, no abras el blíster y coloques la loncha en el plato, deja que se vaya adaptando a la temperatura, le extraerás mucho más sabor. 

Un pequeño truco que quizás ya sepas, si no te ha dado tiempo a dejar que cojan temperatura, antes de sacar las lonchas del blíster, colócalo bajo el grifo y vierte agua tibia por encima durante un par de minutos, así conseguirás que las lonchas cojan temperatura. 

Pero no solo el jamón debe estar a la temperatura correcta, sería ideal poder mantener el plato donde vamos a colocar las lonchas. Lo recomendable es que ni esté frío, ni esté caliente, sino a temperatura ambiente.

Las lonchas se colocan correctamente en el plato

¿Crees que no influye la temperatura del plato? Pues las razones son bastante sencillas.

La primera es porque de esta manera, las lonchas de jamón también podrán mantener mejor su temperatura, y de este modo poder captar mejor sus cualidades organolétpticas, y la segunda, para que se puedan desprender mejor las lonchas para degustarlas. 

Como ves, está todo estudiado, al igual que el tipo de plato recomendado para que las lonchas luzcan mejor y más apetecibles

Los expertos cortadores recomiendan un plato de porcelana blanca, llano, lo máximo posible, para que las lonchas luzcan mejor a hora de emplatar el jamón. Como te decíamos antes, aquí ya entra la creatividad de cada uno en su colocación, pero hay un estándar que es el que se suele usar para emplatar. 

Y es que el protagonista del plato es el jamón ibérico, por eso, normalmente, es el único elemento que hay sobre él. En ocasiones se suele decorar con una pequeña rosa hecha con una loncha del tocino del jamón, pero eso se lo reservamos a los más artistas. 

Podemos incorporar pequeños taquitos de jamón en el caso de que se hagan formas geométricas con las lonchas, tipo estrellas, cuadrados, etc. Pero siempre sobre un plato de color blanco, sin filigranas, para que resalte el contraste del blanco, con el rojo intenso de cada loncha. 

Con un buen jamón y un buen plato, a la temperatura ideal, ya podemos ir cortando las lonchas para ir colocando en el plato y mostrando el gran producto que tenemos entre manos. 

Pasos finales para emplatar tu jamón ibérico

Y como las lonchas van a ser las grandes protagonistas, están deben cumplir unos estándares, que cuando más nos acerquemos a ellos, mejor experiencia tendrá quien las deguste. 

Para conseguir las mejores lonchas, el jamón debe estar a la temperatura ideal, como ya te hemos comentado antes, pero también será necesario disponer de las mejores herramientas para conseguirlo. 

corte-jamón-blog-mencasAquí entra en juego un buen jamonero y unos buenos cuchillos, de los que ya os hemos hablado en un post anterior y que puedes volver a leer pinchando aquí

Una vez tengas bien asegurada la pata a tu jamonero, comienza a pelarlo y quitar las capas de grasa necesarias para llegar hasta la jugosa carne. 

Con el cuchillo jamonero deberemos extraer las lonchas lo más finas posible, del tamaño justo de un bocado, con la cantidad justa de grasa y de carne para que se puedan apreciar todas sus cualidades. 

Intentar tocas las lonchas lo menos posible, evitando así contaminarlas con otros sabores es fundamental, por eso la mayoría de los cortadores usan pinzas para sujetar la loncha y colocarla en el plato. También puedes usar guantes, pero lo forma más aséptica son las pinzas. 

Una vez cortada la loncha, vamos a colocarla en el plato en forma de espiral, que es la forma más estandarizada, contando con que la veta de grasa debe ser orientada hacia el interior, y desde el exterior al interior del plato, coronando el centro con algún tipo de adorno, si queremos o sabemos hacerlo. 

Debemos intentar que las lonchas tengan un cierto parecido, por eso cada plato debe contener aproximadamente 25 lonchas, para que sean más accesibles. Nos referimos a que deben ser parecidas, a que se deben extraer de la misma zona, ya que nos son iguales las lonchas que extraemos de la maza del jamón, que las de la babilla, por ejemplo. 

Con estos pequeños consejos, esperamos que hayan servido para saber cómo emplatar un jamón. Ahora ya solo queda practicar, y si las lonchas no salen bien, no te preocupes, seguro que vas a dar buena cuenta de ellas, ¿verdad? 

¿A qué esperas? Ponte manos a la obra, ya sabes que con el jamón ibérico de Mencas la calidad ya la tienes asegurada, solo te queda practicar. 

Síguenos

Apúntate a nuestra newsletter

Últimas publicaciones

El salchichón ibérico

El salchichón ibérico

Porque no todo es jamón ibérico, que es el que se lleva la fama, existen otros ibéricos, que en nuestro país si que son reconocidos, pero que en el extranjero quizás no los conozcan tanto. Hoy vamos a hablar de uno de ellos, el salchichón ibérico. Leer más
Jamón, ¿curado o cocido?

Jamón, ¿curado o cocido?

Aunque son dos productos con la misma base, la pata del cerdo, el tratamiento es completamente diferente y los resultados también, por eso, el jamón ¿curado o cocido? Leer más
Algunas ideas para tapas con jamón

Algunas ideas para tapas con jamón

Con la llegada del buen tiempo, nos apetece salir más a la calle, estar más tiempo con nuestra gente y pasar un rato agradable. Y normalmente este tipo de eventos los solemos amenizar con tapas, pinchos o algo de picoteo, ¿verdad? Pues os traemos algunas ideas para hacer unas estupendas tapas con un poco de jamón ibérico. Leer más

Compartir este post

Producto añadido a tu lista de deseos
Producto añadido para comparar