prosciutto-portada-blog-mencas

Jamón ibérico vs prosciutto

Seguro que eres todo un experto, pero internet hay multitud de fotos de jamón ibérico que en realidad es prosciutto, ¿sabrías diferenciarlo?

Por eso os hemos traído este artículo, así cuando veas una foto o una loncha de jamón ibérico, no te den gato por liebre, sobre todo a aquellos que están iniciándose en el delicioso mundo del ibérico.

Aspecto

Para empezar, la forma de un jamón crudo di Parma, que es la denominación del prosciutto, tiene una forma más redondeada, que se le ha dado durante su proceso de curación, además de que se le ha eliminado la pezuña.

Las piezas suelen pesar entre 7 y 10 kilos, dando como resultado una loncha con un aspecto más húmedo que graso, sin tanto brillo. Además, no tiene la grasa infiltrada como la que podemos apreciar en nuestras queridas lonchas de jamón ibérico.

Por su parte, el jamón ibérico de bellota tiene un peso, en ocasiones, más pequeño, aunque también puede llegar a los 10 Kg. Su forma es más alargada y estilizada, donde si que se mantiene la pezuña, con un tobillo mucho más fino y un corte característico en forma de V sobre su piel.

La loncha es de un color más oscuro que el prosciutto, pero mucho más brillante por la cantidad de grasa infiltrada y que suda cuando cortamos cada una de las estupendas lonchas. Brillante, jugosa y con un sabor y aroma inigualable, ¿se nota cuál nos llama más la atención?

Materia prima y técnicas

prosciutto-blog-mencasAmbos productos, tanto el jamón ibérico como el prosciutto provienen del cerdo, pero como ya sabes, no todos los cerdos son iguales, las razas producen diferentes tipos de calidades, y sobre todo, la alimentación que reciben, influye muchísimo en el producto y calidad final.

Por ejemplo, los cerdos que se utilizan para hacer el prosciutto son cerdos italianos, donde las razas tradicionales son la Large White y la Landrace, mientras que los cerdos ibéricos 100% son cerdos ibéricos, únicos y autóctonos, de los que hablaremos más tarde. De todas maneras, si quieres conocer más sobre las diferentes razas de cerdos, puedes pasarte por esta entrada de nuestro blog 

Los cerdos italianos son alimentados con maíz y cebada, en la zona norte y centro de Italia, que es donde más tradición existe en este noble arte. Mientras que, en el caso de los cerdos ibéricos, su alimentación a base de bellotas, pasto y raíces. Una parte fundamental para conseguir esa grasa infiltrada, junto con su pastoreo por la dehesa durante la montanera, es esa alimentación que se consigue de los árboles y campos de nuestras dehesas.

El proceso de curación en ambos casos es muy parecido, ambos resultan de un proceso de salado, secado y duración, en el que solamente se utilizan elementos naturales, como es la sal, y en el caso de los jamones ibéricos, en ocasiones la propia manteca del cerdo.

Pero en ambos casos, la mejor forma de disfrutar de ellos es mediante un buen loncheado. Un buen cortador de jamón ibérico es la mejor opción para sacarle todo el partido a usn buena pata de ibérico 100% bellota. Sin embargo, el prosciutto suele ser cortado a máquina, restando algunas de sus propiedades organolépticas.

Y la gran diferencia la vas a tener en boca, cuando pruebas una u otra existe una gran diferencia, tanto en sabor como en textura. Pero esto ya lo veremos en otra ocasión.

Mientras tanto, sigue disfrutando de las estupendas lonchas de tu jamón ibérico de Mencas

Síguenos

Apúntate a nuestra newsletter

Últimas publicaciones

3 Recetas originales con salchichón tradicional

3 Recetas originales con salchichón tradicional

¿Recetas originales con salchichón? ¿Ingredientes tradicionales para platos innovadores? Leer más
Receta de Salmorejo y jamón ibérico

Receta de Salmorejo y jamón ibérico

¿Cuáles son los elementos más típicos del verano? La playa, el sol, el calor, sobre todo este año, los guiris poniéndose como cangrejos por el sol o la cerveza… hay muchos, y uno de ellos es un buen salmorejo fresquito con su huevo y su jamón ibérico picadito. Leer más
El calor y el jamón ibérico

El calor y el jamón ibérico

Parece que este año el calor no quiere darnos tregua y las temperaturas hacen estallar el termómetro, ¿verdad?, y tú acabas de partir un estupendo jamón ibérico y te preguntas ¿cómo le va a afectar? Leer más

Compartir este post

Producto añadido a tu lista de deseos
Producto añadido para comparar