¿De qué sirve comprar un buen jamón ibérico de bellota, si no lo aprovechamos bien por comerlo en casa? El jamón hay que saber cómo tratarlo, sino las posibilidades que no se aproveche bien aumentan.

Es un manjar español, que necesita una serie de cuidados para apreciar todas sus cualidades. Los profesionales del sector, lo conocemos muy bien.

Así que, a continuación, os dejamos una breve guía para poder conservarlo y disfrutarlo como se merece sin caer en los típicos errores derivados de su consumo en casa.

Consumir a temperatura ambiente

Si el jamón ya está precortado se debe consumir a una temperatura ambiente óptima de unos 25ºC. Si el jamón no ha sido recién cortado y proviene de un paquete envasado al vacío conservado en la nevera a unos 4ºC, lo mejor es pasar el envase por debajo del grifo de agua caliente o meterlo en un bol hasta que la grasa se haga transparente.

Después, dejas reposar un minuto y a continuación, ya puedes abrirlo para consumir. Evidentemente, cambiará el sabor respecto a un jamón recién cortado, pero se aproxima en un 90% a sus condiciones. Lo importante es no comerlo nunca frío de la nevera.

Tampoco se debe nunca calentar el plato, porque puede que caliente demasiado el jamón. Lo ideal sería dejarlo que suba su temperatura a la ambiental, sacando el envase una hora antes de su consumo.

No esperes mucho tiempo para comerlo

Desde el momento en que se corta hasta que se come, deben pasar unos diez minutos, siempre y cuando estemos a una temperatura ambiente de unos 25ºC.

Un buen jamón necesita de estos minutos de rigor, para que la grasa se oxigene y mejore aún más su sabor. Si es un jamón de peor calidad, es mejor comerlo en cuanto se ha cortado para evitar que se reseca y aflore la sal.

El jamón de la pata izquierda es mejor

Para elegir entre la pata izquierda o pata derecha del cerdo, existe la creencia popular de que el jamón procedente de la pata izquierda es mejor. Pero no es cierto.

Esta teoría se basa en el lado sobre el que duerme el animal, que sería sobre el que reposa mayor cantidad de tiempo, con lo que se desarrollaría más.

Pero, estos animales cambian el lado sobre el que duermen, indistintamente. Con lo cual esta creencia no se sostiene.

El jamón de la hembra es mejor que el de macho

Es otra de las creencias más extendidas. De hecho, los machos son castrados para que no desarrollen hormonas como la testosterona, que influye en el desarrollo de la fibra.

Forma de cortar el jamón

Existe una lucha entre los que consideran que es mejor los cortes en lonchas y, otros que prefieren los cortes en tacos. Es cierto que la forma de cortarlo es muy importante. Por una parte, si se corta en forma de lonchas, se debe intentar que estas sean muy finas, casi transparentes y que permita comerlo de un bocado.

Pero, si bien es cierto que existen zonas difíciles de cortar, como el jamón que se encuentra pegado al hueso, por lo que ahí no se puede cortar en lonchas, así que lo mejor es hacerlo en tacos. Por lo tanto, existen dos zonas que su mejor opción es el corte en tacos

La primera es el magro que se pega al fémur del jamón, es la peor parte del jamón, por eso se corta así. La otra son los jarretes, que están entre la tibia y el peroné. Ese trocito tiene bastantes tendones y es difícil de cortar, por eso se hace en tacos cuando no se sabe trabajar bien.

Los profesionales lo hacemos lonchas porque ese trozo tiene un sabor especial pero la gente, en su casa, lo suele cortar en tacos y está muy bueno.

Utiliza un cuchillo especial

Si se corta el jamón de la forma correcta se debe tener un kit básico de corte, compuesto por un cuchillo jamonero, que se caracteriza por ser largo y flexible; una puntilla, para limpiar las cortezas y perfilar los huesos y una chaira, que es un cuchillo cilíndrico alargado con estrías, para asentar el filo de los cuchillos. 

Si solo se tiene en casa el cuchillo jamonero, acabaremos estropeando su filo si lo usamos para cortezas y oxidaciones, por lo que termina por no servir para cortar bien las lonchas. Pero, en definitiva, no sirve cualquier cuchillo.

Tápalo con su propia grasa

Cuando se comienza un jamón hay una parte de la grasa, que se debe guardar para este fin. Así, evitaremos que se oxide y aguante perfecto hasta un mes.

Otra buena alternativa es cubrirlo con un papel film que quede bien pegado al jamón para conseguir aislarlo del aire y evitar la oxidación.

Se puede poner un trapo encima del papel film para protegerlo de la luz, pero nunca se debe tapar el jamón únicamente con un trapo. Incluso, se puede tapar con su propio tocino, pero, a los cuatro o cinco días, ese tocino se oxidará y le transmitirá sabores rancios al jamón.

Servir en plato blanco

El blanco es el mejor color de acompañamiento para el jamón, ya que resalta el color rojizo del jamón, por lo que servirlo en un plato de colores le restaría el protagonismo que merece.

Últimamente está de moda utilizar platos de pizarra negros, que quedan muy modernos, pero no son buena opción para el jamón, ya que el tocino se pegará en él y se verá transparente. Sin duda, el jamón está siempre mucho más apetecible sobre un plato blanco.

Maridaje

Es importante el maridaje con el que acompañemos al jamón ya que podría estropear el sabor en nuestra boca. El maridaje perfecto sería un vino blanco o un champagne porque te limpia el paladar a cada trago, permitiendo que saborees el jamón cada vez de una manera mucho más intensa.

Obviamente también marida con un buen vino tinto. Pero, en conclusión, el jamón ibérico no marida con todo..

Solo o con pan

La mayoría de expertos coinciden en que si un jamón es lo suficientemente bueno lo mejor es comerlo tal cual. Si no, una opción es acompañarlo con unos picos de pan.

Intenta no guardarlo en la cocina

Debido a los malos olores que se pueden generar allí y que suele ser la zona de la casa en la que se concentra más calor, no lo hacen un lugar idóneo para tener este producto ya que estas situaciones pueden afectar al olor del jamón.

No tires los huesos

Cuando solo quedan ya los huesos del jamón, mucha gente se deshace de él. Porque como dice el dicho, del cerdo se aprovecha todo. Así que con los huesos no iba a ser menos, también se pueden aprovechar para hacer una buena sopa. Puedes ver las opciones en este otro post.

Practica y prueba con los loncheados

Existen muchas posibilidades para obtenerlo ya cortado. Nosotros ofrecemos loncheado de jamón ibérico envasado, en su punto óptimo de curación y loncheado a máquina en finas lonchas que son inmediatamente envasados al vacío.

Para practicar, puedes adquirir un producto más económico, pero de gran calidad como los que tenemos en Mencas. 

¿Tienes algún truco para conservar el jamón en casa? Cuéntanoslo

Cucurucho de jamón ibérico con crema de setas

Cucurucho de jamón ibérico con crema de setas

Te vamos a enseñar a cocinar un plato con el que impresionar a tus invitados. Muy sencillo y con un protagonista claro, el jamón ibérico Leer más

Compartir este post

Producto añadido a tu lista de deseos
Producto añadido para comparar

Utilizamos cookies para una mejor experiencia del usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.