El jamón ibérico es un manjar, una auténtica delicia en sí mismo, pero para disfrutar y saborear todos sus matices debe ser cortado a cuchillo.

Por supuesto, un buen jamón siempre será un buen jamón pero, desde luego, si se conserva adecuadamente y además está bien cortado, a cuchillo, la experiencia será mucho más satisfactoria a la hora de degustar esta joya de la gastronomía.

Por otra parte, no menos importante, un buen corte a cuchillo garantiza más platos de jamón, que también es de agradecer.

Cortar bien un jamón ibérico (o una paleta) es fundamental para optimizar la experiencia en boca. La forma y grosor del corte influye en el sabor y textura del producto, mejorando los matices del mismo. Un buen cortador de jamón conoce, por supuesto, la anatomía de de las piezas y ejecuta con maestría las técnicas necesarias para explotar al máximo el sabor y potencia las características de cada parte concreta.

Una loncha cortada demasiado gruesa y en la dirección equivocada hará que se resienta la textura dejando de ser un bocado suave que se deshace en el paladar. Por este motivo, siempre debemos recordar que el loncheado de un producto ibérico deber ser fino y certero.

¿Cómo cortar bien un jamón ibérico en casa?

Aprender lo necesario para cortar bien un jamón ibérico no tiene por qué ser especialmente complicado si tenemos en cuenta una serie de consejos básicos y contamos con buenas herramientas.

Desde Mencas, deseamos que la satisfacción de nuestros clientes con nuestros productos ibéricos sea máxima y por este motivo, queremos transmitirte las mejores prácticas a la hora de cortar y presentar cualquiera de nuestros Jamones y Paletas.

Una de las primeras dudas que asaltan a nuestros clientes radica en la propia colocación de la pieza en el jamonero para comenzar a cortar el jamón: ¿Lo haremos con la pezuña hacia arriba o con pezuña hacia abajo?

  • Si colocamos el jamón con la pezuña hacia arriba, dejaremos expuesta la parte de la maza. Esta es la parte que está más infiltrada y cubierta de grasa, por lo que es la parte más protegida y que mejor se conserva de la pieza; nos aguantará un poco más.
  • Si colocamos el jamón con la pezuña hacia abajo, dejaremos hacia arriba la parte de la babilla, que siempre resulta un poco más magra y curada.

Con intención de aprovechar la potencia de la pieza más sabrosa, nosotros recomendamos comenzar con la pezuña hacia arriba.

Una vez colocado el jamón en la posición deseada y habiendo retirado el exceso de grasa que cubre la zona a trabajar, podemos proceder a cortar finas lonchas de entre 5 y 6 cm para que se puedan comer de un bocado.

El cuchillo debe manejarse suavemente, realizando movimientos de vaivén.

Una vez que hemos alcanzado el hueso, podemos proceder a girar el jamón y continuar con las partes restantes.

Para conservar el jamón, lo mejor es cubrirlo con un paño limpio.

Descubre los loncheados a cuchillo Mencas

Es cierto que un buen corte a cuchillo de un buen jamón ensalza las características de un producto ya maravilloso en sí mismo pero, aunque la teoría es sencilla, en la práctica, la realización de un buen corte a cuchillo de una pieza de jamón conlleva esfuerzo, dedicación, tiempo y experiencia.

Si no tienes tiempo, o no sabes cómo realizarlo, no te preocupes, en Mencas hemos desarrollado una línea de productos cortados a cuchillo para que te los lleves directamente a casa, en un formato cómodo y listo para tomar, sin esfuerzo.

Descubre nuestros loncheados cortados a cuchillo al vacío. La conservación al vacío es una de las mejores formas de conservar jamón ibérico, manteniendo sus propiedades, por lo que nuestros loncheados a cuchillo son una excelente opción.

Producto añadido a tu lista de deseos
Producto añadido para comparar

Utilizamos cookies para una mejor experiencia del usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.