Hoy queremos hablarte de la gran función que tienen los picos en la degustación de  jamón ibérico, y como no, acompañado de un buen vino.

   

Te preguntarás el por qué se come junto al jamón teniendo textura fuerte y con ese sabor tan característico. 

   

Pues además de estar buenísimo, su función es limpiar el paladar de sal a medida que vas comiendo las lonchas y también para degustar mejor el acompañamiento que hayas elegido, ya sea un vino o un cava por ejemplo, y así no mezclar el sabor de ambos y “estropee” la totalidad de su sabor.

  

Como queremos que hagas la prueba y te sumerjas en el mundo de la degustación del ibérico, hemos seleccionado el mejor jamón ibérico de bellota 100% y un vino a su nivel, un buen Dehesa de Ituero, por ejemplo, para que notes el contraste de ambos sabores.

  

Muy sabroso y con amargor agradable, lo que lo convierte en el compañero perfecto en la mesa, no falla nunca.

   

Así que date el capricho que llevas tiempo queriéndote dar y disfruta de lo mejor que mereces. Jamón ibérico y el mejor vino.